Innisfil un municipio canadiense el cual ha decidido financiar el transporte de sus habitantes (33.000 personas) en lugar de transporte público, en vehículos Uber.

Según informan no solo será más económico, sino más cómodo, ya que recogerán a sus pasajeros en la puerta de su casa, así evitar ese desplazamiento a la estación o parada y tener que esperar en la intemperie.

De momento, se ha puesto en marcha una prueba para comprobar si funciona. Primero se invertirán 100.000 dólares canadienses a modo de subvención para que sus residentes utilicen Uber y gasten una media de 3 y 5 dolares canadienses.

A pesar de su mala prensa Uber ha venido para quedarse y con la implicación de los coches autónomos llegará a ser mucho más económico, el único contra, ¿el desempleo de los conductores?.

Eso si, se acabo esa tarifa injusta por diez minutos en la ciudad