Ruslán Sokolovski, youtuber ruso, fue detenido el pasado año por jugar a Pokémon GO en una iglesia de All Saints. Ahora, el joven de 22 años ha sido juzgado y declarado culpable, siendo sentenciado a 3 años y medio de prisión suspendida.

Entre los delitos se encuentran “violar los sentimientos religiosos” e instigar el odio hacia los creyentes así como, según informa ABC News, la posesión ilegal de un bolígrafo con una cámara de vídeo.

En Rusia, Pokémon Go no se ha lanzado oficialmente al mercado todavía ya que las autoridades lo califican como algo “satánico”.