El creador de Wonder Woman mantenía una relación consentida a tres bandas con dos mujeres que fueron esenciales en la génesis de la heroína.