Un aficionado ha adaptado el juego para que se pueda jugar directamente en navegadores web, sin tener que instalar nada ni descargar tampoco. Todo debido al proyecto de OpenLara, una iniciativa que busca rescatar el código fuente de las primeras aventuras protagonizadas por Lara Croft.

Además ahora podremos jugar en primera persona y los FPS serán más a diferencia del juego original que solo funcionaba a 30 FPS.